Pronóstico de consumo

En las zonas urbanas, el agua de lluvia sirve para usos no potables, especialmente inodoros, riego, lavandería y limpieza. En las zonas rurales, donde a menudo el agua de lluvia es una de las mejores fuentes disponibles para potabilizar agua, lo que requiere para esto su análisis bioquímico para determinar los tratamientos complementarios adecuados.

I) Residencial
En una residencia estándar, el agua de lluvia puede reemplazar el agua tratada (y potable) de la red pública en diversas aplicaciones, tales como inodoro, lavarropas, riego de jardines, lavaje de autos, limpieza de pisos y piletas, que representan 50% de la media de consumo físico, como se indica en la siguiente tabla.

II) Comercial e industrial
El uso de agua para fines no potables en establecimientos comerciales tales como escuelas, edificios públicos e incluso en las industrias - que pueden ser utilizados en las torres de refrigeración y proceso de producción - puede dar cuenta de más del 50% del consumo. Se requiere una cuidadosa inspección en el sitio para una evaluación precisa.